viernes, 22 de julio de 2011

Todo tiempo pasado fue mejor

Ir al cine en vacaciones de invierno es una tarea difícil. Las colas de niños que van a ver Harry Potter o Cars son interminables, los baldes de pochoclos, los nachos, el aire acondicionado a 30 grados y la campera a cuestas, ni hablar del costo de la entrada. Por eso es mejor quedarse en casa y mirar alguna en cuevana. Uno de los pocos tipos que puede arrastrarme a cruzarme con la fauna que está de vacaciones es Woody Allen. Ya hablé de él y la última peli en estrenarse acá.

Algunos apuntes sobre Medianoche en París

1. Owen Wilson
En esta oportunidad Woody va a París y lleva con él a un actor entrañable: Owen Wilson. Lo conocemos por sus papeles en Los Rompebodas, Starsky & Hutch o las películas de Wes Anderson: The Royal Tenembaums, Vida Acuática y Viaje a Darjeeling. Primer gran acierto de Allen.

Dos cracks: Woody Allen y Owen Wilson.
2. París
El film (para no decir siempre "la película") comienza con una serie de imágenes de Paris, de día, de noche, con sol, con lluvia, la torre eiffel, los cafés, Woody te está mostrando el escenario. Cuando iban pasando esas imágenes en un momento la miro a Noe y le digo... "es Buenos Aires". A lo que Noe me contesta "habría que preguntarle a Cortázar". La respuesta no pudo ser mejor para la película que estaba arrancando. Pero posta... la semejanza entre París y Buenos Aires y notoria.



3. Todo tiempo pasado fue mejor
Gil, el personaje que encarna Owen Wilson es un amante de la década de los '20. Cree que esa fue el mejor momento en la historia de la humanidad y que debería haber nacido ahí, ser un escritor en Paris de los '20.
París le dará a Gil la posibilidad de conocer la noche de París en ese momento, codearse con Hemingway, Picasso, Dalí, Ray Man, T.S. Eliot, salir a copetear con los Fitzgerald. Pero, más importante aún conocer una francesita hermosa que le cuestiona aún más relación en la actualidad con la mujer que está a punto de casarse.

4. Descubrirse a uno mismo/compartir con otro
El problema con Gil y su pareja es universal. No van bien juntos, se lo comenté a Noe en un principio "no me gusta para él". Dos personas que habrán conectado en algún momento pero que ya no buscan lo mismo ¿deben seguir juntos?. Las diferencias se dan en cosas importantes y en la pequeñez de lo cotidiano, son irremontables. El camino de búsqueda de sí mismo que realiza Gil en las medianoches de París pone en cuestión su pareja.




No hay comentarios:

Publicar un comentario