miércoles, 1 de junio de 2011

Hermosos perdedores


Juan Ignacio (el tenista antes conocido como el Flaco) Chela siempre fue un jugador de segunda línea. Nunca a la altura de los grandes del ATP, pero tampoco un muerto, tiene sus logros. 10 años como uno de los mejores 100 jugadores del mundo, algunos títulos, jugó la copa davis, tuvo su programa de televisión. Peeeeeero, aún así, con todo eso, hay algo que nos hace sentir identificados con Chela. No está tocado por la varita mágica, no es un extraterrestre, no es un fenómeno, eso dejémoslo a los Otros, esos que hacen todo bien, los que tienen éxito, se curten a las mejores minas y laburan de lo que les gusta.

¿Cómo no sentirse identificados con Chela?. Al igual que Gaudio en aquel glorioso 2004, el tenista antes conocido como El Flaco llega a Roland Garros sin expectativas. Obvio, viene jugando bien, ganando partidos, pero llega como quien entra a una fiesta de un amigo de su pareja, como si fuera un extra de una película, esos que se ven borrosos al fondo, fuera de foco. Llega, entonces, sin que nadie espere nada de él. Ahí está la esencia de todo esto.

Ahí está el tenista antes conocido como El Flaco, en un cuartos de final de Grand Slam con 32 años de edad. ¿Cómo haces eso?, ¿Qué pasa en la vida de una persona que toda la vida fue un pecho frío para torcer esa historia?, ¿Cómo es que de pronto se convierte en el tipo más carismático y querible del universo?, ¿por qué lo miro al pibe este y me siento identificado?.

1. La Suerte
Algunos le llaman el destino, a nosotros acá en RdU nos gusta decirle Dios. Que cada uno le llame como quiera, a esta altura no nos vamos a poner en talibanes. Yo soy qu¡en soy y, por sobre todo, sé quien soy, y en qué creo, y qué implica mi fe en mi vida. Vamos a ser ecuménicos y hablar de "la suerte". El Cristiano tercermundista cuando lea "la suerte" cambielo por Dios. El católico recalcitrante y facho cuando lea "la suerte" cambielo por "el destino", aunque se va a perder bastante.
Me gustó una definición que dice que la suerte es una organización de sucesos afortunados (buena suerte) o desafortunados (mala suerte). El Flaco [NOTA: ¡cuántos flacos hay en este blog!, este es el año de los flacos. El de Feinmann, el nuestro y el tenista antes conocido como el Flaco. Espero que vengan más porque me caen muy bien.] tiene sin dudas una racha de buena suerte. Obvio, a la suerte (o Dios) hay que ayudarla. Si Chela hubiese jugado como el orto se despedía en 1era ronda. La suerte, en este caso, pasa por el cuadro que le toca. Juega en 1era ronda contra el ignoto norteamericano Tim Smyczek (168). Después de ese fácil triunfo en 2da le toca el sudafricano Kevin Anderson (quien será no?) al que también le gana en tres sets. Como si esto fuera poco en 3era ronda juega contra el 111º del mundo, el checo Lukas Rossol, que si bien le cuesta un poco más lo liquida en cuatro sets. Sigue la suerte para Chela porque en octavos de final se cruza con Alejandro Falla, colombiano nro. 128 del ranking mundial. ¿Qué quiero decir con todo esto? El chabón llega a 4tos de final sin cruzarse con ninguno de los mejores y sólo un top 100. No sólo tiene ojete con eso sino que también en el desarrollo de alguno de los partidos hubo hechos fortuitos que se resolvieron a su favor. Cuando uno viene con viento de popa es difícil que lo puedan frenar. La suerte ayuda, quien no crea en esto que se entregue a los oscuros mundos de la razón.



2. Cuando te mandan algo de arriba
Decíamos más arriba que Chela llega a 'rolanga' sin que nadie espere nada de él. ¿viste cuando tenés que ir a un evento donde la invitada es tu pareja?, como que vos no tenés nada que hacer ahí pero vas. Puede ser que sepas tocar la guitarra entonces te piden que la lleves al evento y de pronto te convertís en el centro, todos hablan de vos, de lo lindo que cantas, la abuela de tu pareja se emociona viendo a toda la familia cantar alguna canción. Bueno, así llega Chela (el tenista antes conocido como el Flaco) a la arcilla de París, sorprendiendo a propios y extraños. Al mismo tiempo que escribimos esto, el chabón está a horas de jugar por cuartos de final de uno de los torneos mas importantes.
¿Y Cuál es la actitud que debemos tener cuando nos viene algo de arriba?, ¿Qué hacemos cuando llega lo inesperado y que nos hace bien?. Disfrutar, relajarse, fluir. Eso es lo que está haciendo Chela. Cuando te mandan algo de arriba mejor que lo agarres y hagas lo mejor que puedas hacer con eso. Juani lo está haciendo. El chabón se caga de la risa, uno lo ve en la cancha feliz, sin presiones... como no va a jugar bien?. Lo que nos lleva directamente a...

3. El Torino
De repente un jugador que no era de los más carismáticos, un tipo perfil bajo, sale con esto, es genial. Todavía no lo habíamos llamado por su nuevo apodo, porque Juan Chela ya no es el Flaco, ahora es el Torino. Para el marciano que aún no está al tanto le cuento: a medida que pasaban los partidos Chela empezó a hablar de sí mismo como un Torino, un auto viejo que tiene polenta, pero que de ninguna manera puede compararse con los autos modernos. Así fue como el Torino siguó avanzando en el torneo y todos fuimos haciendo eco del nuevo apodo. En Facebook ya somos 29 fans. El momento cúlmine fue al finalizar el partido por octavos de final, a los jugadores siempre les dan un fibrón para que firmen la camara, la mayoría hace su firma y ya. Pero no nuestro Flaco, Chela agarró el fibrón y puso "TORINO". Un grande.
Leía antes de ayer que lo de Torino surgió cuando una vez el capitán de Copa Davis, Tito Vázquez, le dijo al entrenador de Chela que no lo iba a llamar para una serie y lo comparó con los jugadores mas jóvenes, diciendo que Chelita manejaba un Torino. El tenista antes conocido como El Flaco tomó esa crítica, se cagó de la risa y ahora lo utiliza a su favor.
El Torino es una de las cosas mas grossas que pasaron en los últimos tiempos... lo banco a muerte.

4. 4tos de final: El Torino vs. El Lotus

En un rato, el Torino Chela se enfrentará ante uno de los grandes del circuito. Lo espera un Lotus. Ojalá gane el Torino, ¡que lo haga por todos nosotros carajo!, hacelo por nosotros Juani, ganale al choto de Murray, así podremos seguir enarbolando esta hermosa bandera. Si perdés te bancamos igual, gracias por la magia por esta semana y media increíble.


2 comentarios:

  1. Jaj no creo que sea acertado decir que el tipo antes era un pecho frío. Hace siete años (en el Rolland Garros "Argentino") el tipo también hizo cuartos. Y carismático fue siempre. Un grande el Torino

    ResponderEliminar
  2. hay vida en marte!!
    aparecio otro comentarista en el blog. estoy conmovido.
    no quiero parecer triunfalista, pero ya perdio chela. volvio a ser un pecho.

    ejejjejje

    abrazo

    herman

    ResponderEliminar