lunes, 30 de mayo de 2011

Titulá como te convenga

El viernes tuvimos un breve debate con algunos amigos. El tema era 678, difícil no hablar de la entrañable tanqueta, ¿verdad?. Yo hace mucho que no lo miro, se me volvió aburrido y repetitivo hasta el hartazgo. Pero la verdad verdadera es que cuando fue el asesinato de Mariano Ferreyra pasó algo, por primera vez fuimos capaces de hacer el ejercicio que aprendimos con el programa. Resultó muy obvio el interés que defendía 678 en esa ocasión, importaba más decir que Moyano no tenía nada que ver. Importaba más que el hecho en sí mismo.

Pero no hay dudas, 678 nos enseñó a leer críticamente Clarín, y ahora podemos leer críticamente los medios.

Tanto es así que propongo hagamos el ejercicio con las tapas del día de hoy:

LA NACION
Titular medido señala triunfo de Buzzi (no dicen ni Das Neves ni oposición) en Chubut y el Kirchnerismo en La Rioja (aclarando en la bajada que Beder Herrera es un ex menemista)




PAGINA/12
La gran noticia es el triunfo del Kirchnerismo con foto del gobernador electo y el ministro Randazzo.




TIEMPO ARGENTINO
Va un paso mas allá y titula "Contundente triunfo del Kirchnerismo en La Rioja". Lo de Chubut no merece más que una rayita negra donde el perdedor (!!!) dice "no alcanzó para revertir". No es el peor titular del día porque existe clarín.




CLARIN
Con igual tamaño (para no ser tan obvios), sobre el margen izquierdo leemos: Derrota del Kirchnerismo en Chubut y victoria de

miércoles, 18 de mayo de 2011

Lo que a vos te funcione, está bien

Acá le pusieron "Si La Cosa Funciona". No es una alegoría a la disfunción erectil, no. Es la nueva película de Woody Allen. Nueva para nosotros, porque en realidad se estrenó en 2009. O sea, no sé que explicación racional puede haber para estrenar en el cine una película que ya tiene dos años, pero la debe haber, me imagino. Últimamente vengo viendo varias del amigo Woody, hace dos noches me senté a ver esta.

Cuando alguien se acerca a una película escrita y dirigida por Woody Allen, también ingresa al complicado mundo de la cabeza de este tipo. A esta altura lo conocemos, Woody nos habla de amor, muerte, religión, infidelidad, moral, filosofía... de la vida. En sus películas -o por lo menos en las pocas que he visto a la fecha- siempre hay una enseñanza que quiere dejarnos, pero lo mas interesante es que el espectador debe buscarla. Por ejemplo, en Match Point qué rol juega la suerte en la vida de alguien. En Crimenes y Pecados si se puede seguir viviendo aún cuando uno carga una gran culpa del pasado. En Manhattan si se puede mirar al futuro con confianza o ya está todo perdido.

¿Y en "Si la cosa funciona"?

La película arranca con un monólogo del personaje principal, Boris. A partir de esos primeros minutos ya sabemos de que la va la película:
"...Las enseñanzas básicas acerca de Jesús son maravillosas. Que, por cierto, es la intención original de Karl Marx. ¿Qué podría ir mal? Todos deberían compartir por igual. Desea lo mejor para los demás. Democracia. Gobierno conducido por Pueblo. Grandes ideas, todas son grandes ideas, pero todas tienen un defecto, que todas están basadas en la noción falaz de que la gente es fundamentalmente decente. Dales la oportunidad de que hacer lo correcto y lo harán. No son estúpidos, egoístas, codiciosos, cobardes o miopes". Y sigue "Lo que digo es que la mente complica la vida mas de lo que es, y créeme, es una pesadilla sin su ayuda. Pero en general, lamento decirlo, somos una especie fallida".

Queda claró, ¿No?. Boris es un viejo que está desilucionado con la vida. Casi gana el Nobel por sus trabajos en física mecánica, pero no se lo dieron. Conoce la persona perfecta para él pero no funciona, así que intenta suicidarse con la mala suerte que cae arriba de un toldo y zafa. Queda rengo. Tenemos un personaje que sólo está esperando que los días transcurran, que llegue el final, sin emociones, sin cosas nuevas. Y el hijo de puta habla hasta por los codos.

Una de las noches de su monótona vida, cualquiera, no importa cuál, son todas iguales, una de esas se aparece en su puerta una piba. Rubiecita, preciosa. Se escapó de la casa, quiere algo de comer. Boris, muy a su pesar la hace pasar. La cosa es simple, a ella lo cautiva su sabiduría y a él lo cautiva su frescura.

Como en todas las películas de Woody, se hablan cosas con densidad, temas complejos, Boris habla hasta por los codos (ya lo dije, no?). Hay una búsqueda del director, todo está agrandado, tal vez un poco estereotipado. La chica es de pueblo, muy de pueblo, exageradamente de pueblo, como si fuera una burla. Lo mismo con la madre de la chica, muy tradicional y termina fifando con dos tipos. Igual que el padre de la chica, mas tradicional que Armando Ledesma. Hay algo que está buscando en esos estereotipos, en ese agrandar ciertas situaciones. El objetivo es que nos quede claro, que la película no nos pase por al lado como una cosa más, que nos deje algo. Creo que lo logra. Por lo menos lo logró.

Para mi esta película habla del amor. Hay personas que son perfectas para nosotros. Tienen los mismos gustos, las mismas inquietudes, las mismas búsquedas, ¡encima te quieren!, ¿se puede pedir algo más?. Boris tenía eso. Una tipa inteligente, con la que podía charlar, que estaba "a su altura". Era perfecta para él. Pero no funcionó.

¿Saben con quien funciona? Con una piba de pueblo, media tontita, concursante en concursos de belleza, cuarenta años menor que él, que no sabe quién es Mozart. Todo lo contrario a la indicada, ¿no?. Es que la vida a veces nos sorprende y nos da vuelta.

En fin...

"Por eso no puedo cansarme de decir que cualquier amor que puedas conseguir y ofrecer, cualquier felicidad que puedes birlar y proporcionar, cada cantidad transitoria de gracia... cualquier cosa que sirva."

lunes, 16 de mayo de 2011

Gracias Titán

jueves, 12 de mayo de 2011

Cristianismo y Peronismo (a la memoria del Padre Mugica)

Un breve extracto de "Cristianismo y Peronismo"


* Los valores Cristianos del Peronismo

Lo primero que debemos considerar es porqué hoy, los cristianos en general, se interesan por la relación entre peronismo y cristianismo. Por qué empiezan a cuestionarse sobre las dimensiones políticas de la existencia.
El proceso empieza, fundamentalmente, en 1943 con la “Divino Afilante Spiritu” en la que Pio XII invita a los cristianos a volver a la Biblia. Y como la Biblia es un libro camal, concreto e histórico en el que se muestra que Dios se revela a los hombres a través de la historia humana (lo que Juan XXIII va a llamar los signos de los tiempos) los cristianos empiezan a interesarse por este mundo.
Después de la gran influencia de Theilard de Chardin, del marxismo, de los grandes profetas de la iglesia contemporánea y de los grandes profetas de nuestro tiempo como Camilo Torres, Helder Cámara, el “Che” Guevara, Marx, Freud, es decir de todos aquellos hombres que se han preocupado por el hombre y por la aventura humana.
Cuando empezamos a volver a la Biblia, empezamos a descubrir que Dios se revela a los hombres a través de la historia, para este descubrimiento también contamos con los grandes documentos de la Iglesia: Concilio Vaticano II, la constitución de Gadium et Spes, la Populorum Progressio y su aplicación para América latina que es Medellín y la aplicación de Medellín en la Argentina, que es San Miguel.
En síntesis, podemos decir que los cristianos, que habíamos privilegiado la relación personal en el amor, empezamos a descubrir que además de esa dimensión absolutamente irreemplazable, los hombres están condicionados; como dice el Papa en la Octogésima Adveniens, determinados por las estructuras en las que viven. Por lo tanto, tengo que amar a los seres humanos y amar las estructuras que contribuyen a que esos seres humanos se realicen como hombres, a que vivan creadoramente. Y debo tratar de destruir o modificar las estructuras que les impiden vivir de esa manera. Y aquí entra todo lo que hace a la dimensión política.
En 1954 aparece ese gran profeta que fue el abate Pierre, del que ya hemos hablado, y ocho años después en América latina Camilo Torres, otro profeta que dirá: “Los que hoy no tienen techo en América latina son legión, por lo tanto, el modo de lograr que esos hermanos míos tengan techo es hacer la revolución.” Es decir, cambiar las estructuras de manera radical y posibilitar que el pueblo acceda al poder.
El año último, cuando fuimos a misionar al Chaco santafecino, por la mañana, se hacían las visitas a las casas para ver si la gente necesitaba ropa y para invitarlos al culto de la tarde. Personalmente pienso que hay una dimensión fundamental de esa misión rural: la de preocuparnos siempre por el anuncio explícito del mensaje de Cristo. No basta sólo con comulgar con los problemas humanos de los hombres. Desde el vamos tenemos que hablar explícitamente del mensaje de Cristo, hablar de que Cristo no sólo viene a liberar al hombre de la enfermedad, la injusticia, el egoísmo… sino que le da la posibilidad de adquirir la dimensión del hijo de Dios. Y esta es una dimensión superhumana, como la llama Theilhard de Chardin, es la dimensión divina.
En esa misión cuando una chica llegó a un rancho una viejita le dijo “a mí qué me vienen a hablar de Dios si me estoy muriendo de hambre”. A los muchachos esto les dolió profundamente porque sentían en carne propia el dolor de los pobres. A la tarde organizamos una reunión con hacheros, vinieron unos noventa y cinco que además era la primera vez que estaban en una reunión y uno de ellos empezó a decir: “yo soy la alpargata del patrón”.
Ni el mejor literato, ni Borges hubiera dicho las cosas con tanta precisión y claridad.
Como cristianos descubrimos entonces que nuestro amor y nuestro compromiso de evangelización tiene dos dimensiones: el amor personal y el amor colectivo. Y esto no es nuevo sino que es descubrir las entrañas bíblicas del mensaje cristiano.
CONTINUAR LEYENDO... http://bit.ly/jqkEvJ



lunes, 9 de mayo de 2011

"han pensado en lo antisistemico de la lucha por la tierra?" - PARTE 3

El Flaco entra al salón en el que se encuentra con Cristina. Nuestra idea era esperar unos días para generar expectativa, pasaron más días de lo previsto, no por falta de ganas ni por una cuestión de tiempo, sino porque nos parecía inabordable este diálogo, ¿Cómo hacerlo?, resulta prácticamente imposible. De todos modos, a riesgo de quedar como idiotas a los ojos de todos, allí vamos.

Nuestro Flaco, recordemos, es importante recordarlo y tenerlo bien presente, nuestro Flaco no es el Flaco de Feinmann, este es otro, es el Flaco Puro, el Puro Flaco, hay un elemento de pureza que no se lee en las páginas de Feinmann. Sí en las nuestras, quizás por eso nunca nos publiquen y estemos condenados a las anónimas páginas de la bloguería. Acá estamos.

Por último, antes de comenzar, nuestra intención es sujetarnos al diálogo lo mas posible, poco y nada de lo que no sea el diálogo tendrá lugar en las siguientes líneas, por eso no hay descripciones, quizás haya sensaciones. Recuerden que no sabemos lo que sienten los protagonistas, somos simples espectadores-lectores-oyentes de un diálogo que sólo sucederá en nuestro mundo, el mundo de la bloguería. Así que señores, el salón imagínenlo ustedes, yo lo imagino parecido al despacho presidencial en la Casa Rosada, un pequeño hall con dos cuadros grandes, uno de Romero y otro de Farabundo Martí. Doblando a la izquierda la puerta de entrada, abierta, una mesa larga con diez sillas de cada lado y al fondo un escritorio de trabajo.

Cristina está sola, como ha estado desde la muerte de EL, sentada allá al fondo en el escritorio de trabajo, no levanta la cabeza pero lo escucha llegar al flaco que viene pisando firme el piso de madera. Cristina se para se acerca hasta la mitad de la mesa: -Pasá - le dice. El Flaco entra en silencio, supongamos que está un poco cagado hasta las patas pero no se nota porque lo maneja bastante bien, esto de reunirse con presidentes no es algo extraño para él, hace un año estuvo con Mauricio Funes, el presidente de El Salvador.

El Flaco pasa, no va a empezar desobedeciendo. Hubiese preferido que ella vaya a su encuentro, pero ya está, ya están aquí, en el lujoso salón de reuniones de la embajada Argentina en El Salvador. Dos personas. No se saludan con un beso, simplemente se dicen: -hola -y se sientan. Cristina lo hace en la cabecera de la larga mesa, el Flaco en la silla contigua a su izquierda. Primera pista, el Flaco siempre estará a la izquierda de Cristina.

- Usted dirá Presidenta
- Podés tutearme. Yo te voy a decir Francisco. Sé que te dicen Herman, si preferís te llamo así, aunque no sé que significa.
- Perdón Cristina, antes que nada, quisiera saber por qué me convocaste, al menos explicame eso y yo te digo por qué me dicen Herman.
- Me parece justo. Mirá Francis...
- Podés llamarme Herman. -le dice Herman en tono jocoso.
- Mis hijos de te leen -continúa Cristina ignorando por completo al Flaco. En lo que dure el diálogo el Flaco nunca más va a interrumpir a Cristina. A pocos segundos de iniciado, se dio cuenta a quién tiene en frente, y a Cristina se la puede tutear pero jamás interrumpirla. Sencillamente porque hasta que no termina su idea no te da pelota cuando le hablas. El Flaco ahora lo sabe. Cristina Sigue: -Mis hijos te leen.
- Que honor. Leí en el libro de Feinmann que antes lo leían a él.
- Lo de Feinmann son todas patrañas.
- ¿En serio?
- Nunca le creas a los intelectuales como José Pablo, deforman la realidad.
- Como Clarín, no?

El Flaco arrancó la primera sonrisa de Cristina. Los que la conocen dicen que desde que murió EL ya no se ríe tanto. Entonces, primer acierto del Flaco, hacer sonreír a Cristina.

- Como Clarín. Mirá Francis... Herman, mis hijos te leen, especialmente Florencia. Ella me pasó la dirección de un blog donde a veces publican tus artículos.
- Si, el blog de un amigo.
- También leí algunas cosas tuyas en Rebelión. Interesantes.
- Gracias.
- Pero lo que me llamó la atención, es un comentario que pusiste el otro día en el blog.
- ¿En Red de Utopías?
- Si, en ese.
- Cual de todos, porque comentamos bastante.
- Si!, que manera de escribir pavadas ustedes, chicos!.

A Cristina se la ve relajada, como en un diálogo entre amigos. Si en los primeros segundos del encuentro Cristina impuso respeto, ahora nos damos cuenta que fue para marcar la cancha, lo hace cada vez que tiene una reunión, marca la cancha y se relaja. Cristina ya se relajó. El Flaco aún no.

- Bueno, es un espacio de encuentro. Somos tres amigos que estamos lejos.
- Si, lo sé. Aunque ponen muchos chistes internos, los que no entendemos quedamos afuera.
- Creo que es lo que mas le divierte al Chico Andy. Dejarlos a todos afuera.
- Que sectario. Así no va a poder construir nunca nada.

Increíble pero cierto. El Flaco y Cristina se toman dos segundos para criticar al autor de este blog. ¡Que bárbaro!, ¿Alguien en algún lugar del planeta se tomará dos segundos para hablar bien de él? O al menos ignorarlo. A pocos días de cumplir 26 años, este bloguero está empezando a pensar que algo mal debe haber hecho, aunque el puñado de personas que lo quieren y aún le dan pelota (su familia y su novia) le demuestran lo contrario día a día.

- En el blog decís que no hay nada más antisistémico que la lucha por la tierra.
- Es verdad.
- Nosotros acabamos de aprobar la Ley de la Tierra que regula la venta de tierra a extranjeros.
- Es un paso.
- Vos sos de esos, ¿no?
- ¿De cuáles?
- De los que nunca van a estar conformes con nada.
- Si. Vos lo sabes Cristina, por eso estoy acá, ¿no es cierto?
- No te cité para convencerte. Quiero escuchar tus opiniones y que me escuches a mí también. No todo es lo que parece.
- Yo lo que veo son pequeños parches que nunca alcanzan. Lo que no sirve es el sistema. Nada bueno va a salir desde arriba. Es con los de abajo o no es nada.
- Me haces acordar a mi cuando tenía tu edad. Aunque nosotros queríamos ganar el aparato del Estado, ustedes ni eso. El posmodernismo los aniquiló chicos, tanto Holloway hace mal.
- ¿Alguna vez salió algo bueno de arriba?
- Pero desde abajo tampoco se cambió nada. Si no estas arriba nunca vas a poder generar ningún cambio sustancial para los de abajo. Quizás son parches como vos decís, pero es algo. Nosotros le estamos dando algo a los de abajo.
- Es poco.
- Siempre va a ser poco para vos.
- No. Cuando sea mucho te lo voy a reconocer. Pero temo que nunca le van a dar mucho. Te repito, lo único que pueden hacer son pequeñas concesiones, y lo peor es que lo presentan como si fuera una revolución, como esos miserables $200 de la asignación.
- Estás equivocado. Tendrías que ver los números desde que se implementó la Asignación Universal por Hijo, está transformando la realidad de los más empobrecidos.
- ¿Lo único que miran ustedes los políticos son números?. ¿Cuando fue la última vez que viste a un pobre a los ojos?

La charla es desafiante. El Flaco es desafiante. Cristina se encuentra a la defensiva pero tiene su as bajo la manga, lo está midiendo al Flaco, lo espera, va a quebrarlo, sabe como hacerlo y lo va a hacer.

- ¿Vos pensas que nosotros no representamos ningún cambio?
- Claro que sí. Pero ante la más mínima contradicción ya se le nota la hilacha al sistema.
- Seguí.
- Hay un límite que ni ustedes ni nadie dentro del capitalismo se va a atrever a tocar. El proyecto Nac&Pop tiene límites bien definidos, por eso luchar por la tierra sigue siendo antisitémico y ustedes mandan a reprimir.
- Este gobierno no reprime.
- Vamos Cristina, no me podés negar eso.
- ¿Vos te pensas que es fácil?. Decís no reprimís y tenes a los fachos (NOTA: a partir de este momento Cristina hablará a calzón quitado hasta el final) de la federal o la bonaerense o las policías de cualquier provincia tirando por tirar solamente para desestabilizarte. Eso nos pasa a nosotros. Hay cosas que no las podés controlar, pero creeme que la decisión nuestra es firme. Este Estado no reprime.
- El Estado por definición reprime.
- Veo que leíste. Cuando estás al frente de un país las teorías de los libros no funcionan. No se puede gobernar con un manual al lado.
- ¿Por qué no hacen más?
- Francisco, creeme, tené la seguridad, la certeza, que hacemos más de lo que podemos. Hemos cruzado algunas barreras que eran intocables, que nunca nadie se propuso cruzar, nunca en la historia de la Argentina Contemporánea. Después de la dictadura y el menemismo algunos nos decían que la reconstrucción era imposible, mirá como hemos reconstruido el tejido social, falta, necesito tiempo. Dame tiempo.

- Yo te doy toda la vida pero temo que nunca va a alcanzar.


Cristina hace una pausa. Va a hablar pero por primera vez no le salen las palabras, el Flaco es duro. Hasta ese momento Cristina estaba imperturbable, como quien confía en sí mismo, pero el Flaco la está quebrando. Y Cristina es fuerte. Pero el Flaco la está quebrando.
- Yo quería hablar con vos para decirte que tenés razón. -Cristina está quebrada, mira al piso, los ojos fijos en la nada misma.
- ... . -El Flaco no tiene respuesta.
- Me duelen muchas de las cosas que pasan en nuestro país. Me hace pelota estar en el lugar donde toda mi vida pensé que iba a poder solucionarlas y no poder. Necesito tiempo.

El Flaco le tiene la mano a Cristina. Cristina se sorprende, nadie ha tenido un gesto tan cercano desde la última vez que la abrazó EL. El Flaco cubre la mano de Cristina con la suya y le hace una caricia delicada. Cristina deja caer una lágrima en su mejilla izquieda. Los ojos vidriosos. Es una mujer fuerte, no se permite llorar, pero el Flaco lo ha logrado, quizás porque lo mira y en él descubre a EL, en sus años de juventud, cuando soñaban con cambiar el mundo.

- Te creo Cristina.
Cristina sigue: -¿Sabes los intereses que hay?, ¿Sabes los pactos que ha tenido que hacer Néstor los primeros años de su mandato?. Acordate que asumió con el 22%. Para EL la política era no hacerle asco a nada, y creeme que no lo hizo. Ahora hay cosas que no podemos tocar.
- La minería...
- Por ejemplo. Aunque el tema de la minería no es tan simple como piensan los ambientalistas como vos. ¿Qué hago con los miles de trabajadores de las minas?, ¿Con qué materiales construimos la computadora con la que hablas con tu familia?.
- Pero, ¿hacerla sustentable?
- Ni eso puedo. Tengo que dejar hacer. Como en algunas provincias, tienen vía libre para hacer lo que quieran.
- ¿Formosa?
- Formosa.
- Entiendo.
- ¿Te pensas que no haría nada por los q'om?. Tengo las manos atadas. Quisiera recibirlos, cómo cuando el año pasado recibí a mas de 30 etnias en Casa de Gobierno. Pero no puedo.
- La Campaña del Desierto sigue en el Siglo XXI. Creeme porque se lo que te digo, lo he visto durante años en el Chaco Salteño. Tenés que poder Cristina, cagate en los gobernadores corruptos, ahora todos te apoyan. Yo te voy a apoyar si haces algo por los Pueblos Originarios.
- Es muy difícil. Me imagino que lo que podríamos hacer por los q'om es que los reciba Randazzo e iniciar una mesa de diálogo.
- Vos tenés el poder suficiente como para cambiar la situación de los Pueblos Originarios de Argentina en un día.
- ¿Sabes qué Herman?
- ¿Qué?
- Feinmann tenía razón
- ¿A qué te referís?
- A lo que dice en su libro, El Flaco. Néstor tendría que haber creado un poder nuevo en Argentina, haber hecho nuevas todas las cosas. En vez de robarle el aparato a Duhalde, haber creado una fuerza progresista. Hubieramos avanzado mucho más. Néstor lo consideró, lo pensamos, lo charlamos. Pero tuvimos miedo, no nos quisimos arriesgar.
Y continúa Cristina: - Y vos también tenés razón. No hay nada mas antisistémico que la lucha por la tierra. Seguí así, necesitamos que nos corran por izquierda para seguir avanzando. Eso te quería decir, a este país lo cambiamos ahora o no cambia nunca más. Te necesitamos Flaco.


Un buen relator sabe terminar justo a tiempo, dejar una duda, darle espacio a la imaginación del lector. Por eso hasta aquí llegamos. Sin embargo nos quedan preguntas. ¿Algo cambia en Cristina?, ¿Algo cambia en el Flaco?, ¿Algo cambiará en la política de la superestructura?, ¿Sirvió para algo todo esto?. Eso querido amigo, querido lector, compañero, decídalo usted.


sábado, 7 de mayo de 2011

HOY... PARTE 3