miércoles, 6 de octubre de 2010

Sinécdoque, Nueva York


Terminé de ver la pelicula Sinécdoque, Nueva York. Gran peli, como todas las de Charlie Kaufman (el ladrón de orquideas, quieres ser john marlcovich, eterno resplandor)


Tiene tantos niveles que ni sé por donde arrancar. Pero justo pensaba en estos días en una idea que siempre me da vueltas en la cabeza. Esto de que todas las personas que pasan por nuestra vida nos dejan algo, pero también nos quitan algo. Cuando uno le entrega el corazón a alguien le está entregando una parte de la vida, y cuando se van se lo llevan y eso nunca vuelve. Esa experiencia nos va vaciando. Quisiera pensar que el corazón se regenera pero no, cuando nos rompen un pedazo nunca vuelve. De las mujeres importantes que han pasado por mi vida todas se han llevado un pedacito mío y jamás lo recuperé. En parte esa es la experiencia de Caden, el protagonista de la peli en cuestión.


La otra reflexión es el tema del tiempo. El tiempo pasa, "lo destruye todo" decía una publicidad de Volkswagen hace uno cuantos años. Pero en el amor el tiempo se condensa, transcurre como se le antoja al corazón. A este tipo Caden la mujer lo deja, se va y se lleva a su hija de 4 años. Nunca mas las vuelve a ver. Para él su hija siempre tuvo 4 años, aunque pasan 20 años todavía conserva el recuerdo vívido y fresco de su señora y su hija, el tiempo no pasó. Para mi seguís teniendo la magia primera novia, y nunca dejarás de serlo. De la segunda el recuerdo recurrente es besandonos parque de su casa. La tercera nunca fue mi novia y aunque haya olvidado su olor, recuerdo que le decía que olerla era 'como estar en casa'. Y la última... ojalá me respondieras el mail que te escribí.


El mensaje de la pelicula para mi es: todavía estamos a tiempo. No hagamos como Caden, que no se nos pase la vida por delante sin agarrarla con las manos, no dejemos de jugarnos por lo que creemos y lo que queremos. No tengamos miedo a la frustración.


Hay que jugarsela. Y no solo en el amor viejo!, en los proyectos, en el laburo, en la familia, en el estudio, en todos los ordenes de la vida, EN LO QUE NOS TOCA VIVIR!!


Por suerte todavía somos jovenes.



2 comentarios:

  1. me puse a leer este post viejo no se porque..solo me sale decirte que me da tristeza que en un post tan melanco y reflexivo, no hayas recibido ni una palmada de empatía....jaja segui adelante viejo, que lo importante es el trayecto, y el tuyo es uno honorable

    ResponderEliminar