jueves, 7 de octubre de 2010

Charlie Kaufman, Beck, Banda de Turistas, el tiempo y los viejos amores que no están

Me sigue dando vueltas la pelicula de Charlie Kaufman que vi ayer y que se llama "Sinécdoque, Nueva York". Le dí un par de vueltas mas al asunto.

1. Beck


En el universo de Charlie Kaufman hay un músico que es dador de sentido, se llama Beck Hansen. Beck es un chabón que se hizo famoso en los '90 con un tema muy pegadizo cuyo estribillo dice "soy un perdedor, I'm a loser baby so why don't you kill me". Hasta ahí nada loco, no?. Pero Beck creció y empezó a componer canciones grandiosas, casi todas ellas están en dos discos "Mutations" (1998) y "Sea Change" (2002). Decía que en el universo Kaufman Beck va como trompada, por ejemplo en "El Ladrón de Orquideas" el personaje principal ¡Charlie Kaufman! -si, la peli es sobre él mismo- interpretado por Nicholas Cage vuelve con una minita de una fiesta escuchando en el stereo del auto el tema de Beck "We Live Again".


Es que Beck sigue siendo el mismo que escribió "Loser", no cambió!!, la esencia es la misma. Ese pendejo que cantaba que era un perdedor es el mismo perdedor que escribe temas tristísimos, esos temas que a nosotros nos encantan. Será como dice Francella en "El Secreto de tus Ojos", hay cosas en los hombres que no cambian, lo que no cambia es la pasión. Y los Hombres Sensibles Beck, Charlie Kaufman, los personajes de las pelis de Charlie y yo somos todo pasión, los sentimientos a flor de piel, el dolor nos duele mas que al común de la gente.


En Sinécdoque la banda de sonido, o el último tema con los créditos, debería haber sido uno de Beck de su disco Mutations. El tema se llama "Sing It Again"









2. El tiempo pasa cuando lo comandas


La segunda reflexión me vino mientras estaba en la facultad y charlaba con mi ex - la última, sí, hoy me la crucé-. La cuestión que estaba haciendo tiempo para que publicaran las notas del parcial que rendí el martes -clavé un cuatro lastimoso- y charlaba con esta chica pensaba en como transcurre el tiempo. No en este caso particular sino en el de las relaciones entre las personas en general. Ayer escribía que el tiempo se condensa en el amor, y lo que quería decir era que la persona existe en función a mi existencia. Es decir, yo existo, transcurro, el tiempo pasa, pasa al lado tuyo -acá cada lector piense en una persona especial- vamos construyendo algo juntos, hacemos planes, nos amamos, salimos. Un día se termina. Sigo mi propio camino, y la otra persona queda congelada en ese instante del tiempo, en el instante en que decidió darte o decidiste darle una patada en el orto. A mi me dieron una patada en el orto, fue duro, es duro, pero la vida transcurrió, el tiempo pasó para los dos. Lo extraño es que para mi la relación quedó congelada en ese momento. Por eso es que un ex se puede aparecer en cualquier momento de la vida a reclamar derechos adquiridos que ya prescribieron!, y esa es la experiencia de Caden, el protagonista de la peli "Sinécdoque, Nueva York". La hija que perdió cuando tenía 4 años siempre tuvo 4 años para él, por eso después de seis años le manda un regalo que no es acorde a su edad. Me meto en un terreno pantanoso, los desaparecidos, ¿qué edad tienen?, ¿la del momento de su desaparición o la de todos los años que pasaron?. Me parece que me explico. Es un pensamiento rebuscado, todavía no sé muy bien como ponerlo en palabras. Pero básicamente estos chicos de Banda de Turistas lo dejan bien planteado en esta bella canción:









1 comentario:

  1. como nos cagó la vida la razón occidental, instrumental y moderna. que lo parió. parece que hasta para tipos sensibles es imposible hablar de amor sin cosificarnos... una pena.-

    ResponderEliminar