jueves, 6 de mayo de 2010

Grecia. Reflexiones sobre las dignidades



La mayoría de ustedes, estimados lectores, sabrán de la profunda crisis económica en que están envueltos  muchos paises de Europa, especialmente Grecia.

Las medidas tomadas por el gobierno de ese país para 'paliar' los efectos de la crisis son las que los argentinos conocemos muy bien. También sabemos perfectamente los efectos que producen las llamadas medidas 'anti-ciclicas'. Ayer hablaba sobre esto Artemio y hoy Cristian hace una buena analogía con las jornadas de diciembre de 2001.

Justamente hoy Herman nos hacía llegar esto:
Amigos y Amigas...
a los que en tiempos de tormenta, saben esperar el amanecer. porque siempre para!

Gracias a mi querido El Salvador (cumpas del trabajo), a mi amiga Mercedes y a las muchas Grecias...

Ahi les van unas lineas...

Reflexiones sobre las dignidades


¿Porque todavía resistimos?


Hay tiempos, donde la realidad nos exige preguntarnos por nuestra actitud y nuestro lugar histórico. En medio de la cotidianidad de los días, la Resistencia resuena en cada paso que damos, y no pude dejar de preguntarme, ¿porque todavía resistimos?

Con el peso en la espalda, de lo andado y lo por andar, tuve que mirar hacia dentro y hacia fuera, y solo vi algo con claridad: la dignidad, refugio de lo mas bello del ser humano, no se entrega tan fácil.

Y eso, en las conjugadas dignidades compartidas, se descifra un abanico de un sin fin de colores y canciones. Y ellas, con sus diferentes rostros, pero con las mismas voces, hablen al mundo: “No podrán contra la vida”.

Y, si resistimos porque la dignidad nos lo exige… ¿como resistimos? En esto, recuerdo unas palabras que me iluminaron mucho hace unos años: estábamos en esa ciudad de mar de la costa de Buenos Aires en Argentina, se cumplían 30 años de unas abuelas que supieran dar la cara, en una sociedad sin rostro, en plena dictadura. Una de estas pequeñas-grandes mujeres, tomo la palabra y dijo “Después de 30 años, las abuelas, tenemos la ternura intacta”.

¿Que mas decir? La nuestra, es la tierna Resistencia de sonrisas compartidas, de Dolores que hermanan y de miradas que contagian horizontes… la nuestra es la tierna rabia, que resiste desde nuestras entrañas y nace como grito en esta tierra.

Y entonces, mientras caminen los caminos hombres y mujeres verdaderos, la resistencia será la bella dama de compañía (ósea la compañera), que danzara con los vientos, el baile eterno de la dignidad… innegable, innegociable, invendible.



Pd: Un cuento para las trincheras.

Habia una vez, dos veces y mil veces un campo de batalla muy mucho grande.

Cuentan nuestros mas antiguos, que esta lucha no conocía fronteras, y que no se sabia hasta donde llegaban las filas de “los buenos” y tampoco los adeptos de “los malos”. Ningún rincón podía ser indiferente al conflicto, porque en cada Corazon retumbaban las bombas…

La Tierra toda, temblaba y lloraba los muertos, que cada dia se acumulaban en los “agujeros negros de la historia”.
A esta guerra, los de arriban la llamaban “paz” y los de abajo “la cuarta guerra mundial” … sea como sea, cuentan los que por allí andaban, que cuando llovía en esos pagos, del cielo caían voces encendidas, que en coro decían: Vivir no es otra cosa que resistir.

Y Cuando el agua paraba, porque siempre que llovió paro, las muchas dignidades hacían de cada rincón una trinchera, desde las nubes, hasta los frijolares, se volvían HOGAR DE RESISTENCIAS.

Chim Pum.

5 de Mayo de 2010
- Sobre las valentías de cada Grecia -









2 comentarios:

  1. Chico, ojala puedas ir acompaniando desde el blog el juicio a Molina ...
    ahi estara nuestra abuela...

    http://juiciomolina.blogspot.com
    http://juiciomolina.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. Gracias abuela... gracias...

    http://juiciomolina.blogspot.com/

    Por que hay capullos que tardan anios en estallar..

    ResponderEliminar