martes, 13 de abril de 2010

¿Por qué fracasó el texto sobre la "pobreza"? (dos posturas)

El domingo nos llegaba esto vía mail:
Sabran que la jerarquia eclesial estuvo preparando un texto sobre la 'pobreza' con motivo del Bicentenario.
Por motivos varios, se fueron bajando del barco muchos de los que iban a adherir. Les dejo una reflexion que saco Eduardo de la Sena en torno a este tema. Comparto con el que de la pobreza pueden hablar todos...el punto es 'desde donde se habla'.Ahi esta la cuestion, y la distancia de la Iglesia (jerarquia) con los de abajo. Es breve, lo recomiendo. Un abrazo.
Yiyo

¿Por qué fracasó el documento sobre la pobreza?


Opción A: "intereses bastardos"
por Héctor Aguer

"Monse" dijo, entre otras cosas, esto:
Aguer explicó que "este fracaso manifiesta un problema muy hondo de la Argentina, (que es) la dificultad para acordar cosas elementales, de las que sin vacilar habría que estar de acuerdo".

La nota completa acá

En Red de Utopías adherimos a esta postura:

Opción B: "Me alegra que el documento haya fracasado"
por Eduardo de la Serna



Una de las cosas que muchos cuestionábamos a los obispos con el propuesto "Diálogo Argentino" era que -como si fueran ángeles asépticos- los obispos prestaban su mesa para que dialogaran otros, sin tomar postura, sentando a víctimas y a victimarios, y esuchando a unos y otros por igual.

Ahora, Mons. Casaretto (el mismo que insistió con el "Diálogo"), pretendía un documento conjunto sobre la pobreza. Un documento en el que todos firmara, desde los empresarios, la Sociedad Rural y sus "adláteres", las multinacionales y los bancos hasta los sindicatos de diferente color político. Como en el "Diálogo", también acá quedaban excluídos los más pobres, los que no están sindicados, cartoneros, trabajadores en negro, "trapitos" y demás "delincuentes".

Suponiendo buena voluntad en el obispo, creo que las mitras deben impedir pensar ya que es inconcebible que pretendan que pueden redactar un documento serio sobre "los pobres en Argentina" los grupos "generadores de pobres", y que se pretenda ¿ingenuamente? que ellos están solidariamente preocupados por la pobreza. ¿Podemos esperar que hablen de justicia los empresarios de Kraft? ¿de respeto a las opiniones diferentes o al derecho a la identidad lo de Clarín? ¿del problema del trabajo en negro en el campo los de la Sociedad Rural? ¿podemos esperar que hablen del Evangelio los de la Asociación "Cristiana" (sic) de Dirigentes de Empresa? ¿O del drama ecológico los empresarios sojeros? ¿o del imperialismo los gerentes de multinacionales? Sinceramente, me alegra que el documento haya "fracasado". Personalmente, hasta que no hablen desde el lugar del pobre, la verdad, los documentos episcopales me seguirán pareciendo "en las nubes" (porque creo que "el cielo" se lo empieza a encontrar "en el barro"). Y que esos documentos "no salgan" es un buen aporte a nuestro tiempo.

Eduardo de la Serna.


No hay comentarios:

Publicar un comentario