domingo, 28 de febrero de 2010

GRITO DE LA TIERRA: Ahora en Chile

Hoy nos llegaban vía feisbuc, unas palabras de nuestro hermano chileno Pablo Salinas Peña , que con su permiso reproducimos en este blog.

Mis queridos Herman@s:

Con mucha pena quisiera comentarles lo que vive la gente de mi país, específicamente en el sur... El Terremoto ha dejado a mucha gente sin hogar, además de afectar el suministro de los servicios básicos... Ha habido derrumbes y hasta marejadas... Han muerto por lo menos 700 personas y hay otros tantos desaparecidos.

Esto ha sido muy terrible porque las comunicaciones han sido lentas y aún hay gente que no sabe de sus familiares... Las réplicas que se han repetido, reviven el miedo a que lo que queda de casas terminen de caerse... Pero hay esperanza.

Quisiera pedirles que nos ayuden con su oración... Sólo Dios es el consuelo de nuestra gente ahora y se necesita que se sienta su prescencia en este momento que se ve lejos de nosotros. El obispo de mi Diocesis Don Gonzalo Duarte SSCC, luego de recorrer los barrios pobres de Valparaíso y Viña del Mar nos llamaba a la calma, peroo también a la acción y la primera acción es la oración. Es lo más básico, fácil y efectivo.
Los invito entonces a unirnos en oración por nuestros hermanos pidiendo especialmente a los miembros de este Grupo que se encuentran en otros países.

Su hermano en Cristo... Pablo Salinas Peña.

A continuación las palabras del Presidente de la Conferencia Episcopal de Chile: Mons. Alejandro Goic

LLAMADO A LA ESPERANZA TRAS LA CATÁSTROFE.

Es tiempo de orar y unirnos como una familia que somos, dijo a Iglesia.cl. Ésta ha sido una catástrofe. Nos dolemos por los hermanos y hermanas que han perdido la vida, expresamos nuestra cercanía y oración a sus familiares y amigos, también a quienes han perdido sus bienes conseguidos con el esfuerzo de toda una vida.

Fiel a su misión, la Iglesia compromete su apoyo espiritual y su acción solidaria en esta hora de tragedia. Con la fuerza del Evangelio somos portadores de esperanza en momentos de temor, de dolor y de desastre.

A las autoridades, servidores públicos y a los voluntarios les ofrecemos toda nuestra ayuda. Desde ya, Caritas Chile ha puesto una cuenta especial para recibir ayuda en dinero que se llevará a las localidades más dañadas. Ver información sobre la cuenta

Que el Señor nos dé su paz y la Virgen del Carmen nos cubra con su manto protector para que podamos levantarnos de esta hora amarga.

Fuerza Chile y que el Dios de la vida nos bendiga a todos

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Gracias Pablo, esperamos que nos escribas con mas novedades pronto.

Por último les dejo unas fotos a un día del terremoto en Chile, extraídas de la página http://terremotochile.com, un sitio donde podrán encontrar toda la información sobre lo que está ocurriendo en el país hermano de Chile.

La Serena

















miércoles, 24 de febrero de 2010

Cuestión Ambiental: Sobre lo que nos pasa y lo que nos pasará

Hoy nos llegó por mail este artículo del Herman. Hacía mucho que no había algo de él. Un placer leerlo, como siempre. Que lo disfruten y que sirva...

La urgencia ambiental, los gobiernos y nuestros Pueblos


Radicalización de las luchas, victorias históricas y urgencia del cambio


La cuestión ambiental, pasó de ser una urgencia de unos pocos “problemáticos”, a ser el tema principal de la agenda nacional y mundial en estos tiempos. Desde cualquier país en América Latina , hasta la misma ONU y hasta el Vaticano , han centrado en la cuestión ambiental sus nuevos esfuerzos. Esta masificación de la problemática, esta concientización global, es la consecuencia directa de las luchas locales y populares de los de abajo. Aquí parece radicar el gran secreto: desde lo local se lograr magnificar una problemática que además de ser apremiante, no tiene fronteras. Y desde aquí también parece iluminarse una posible solución: ante la inminente desconexión que sobrevendrá a la crisis actual (como consecuencia del crepúsculo del modelo capitalista que conocemos), la única manera de sobrevivir, será la organización y articulación local, la construcción de autonomías solidarias en la base. En esto, nuestros Pueblos, y sobre todo los Pueblos de la Tierra, vienen caminando hace siglos.

Pero para mientras, la sangre de nuestros martires iluminan el nuevo amanecer de nuestros Pueblos: Desde Méjico y Guatemala, donde el moreno corazón toma rostro martirial en la defensa de la tierra contra las mineras ; pasando por El Salvador, donde el Pueblo ha impedido la explotación minera de oro hasta con sus vidas ; mirando también los masacrados de la Amazonia peruana ; hasta ver la Pueblada que hace unos días conmocionó a Andalgala en la Argentina . Estos ejemplos y muchos otros, dan la pauta del camino que se ha de andar: desde abajo, la conciencia ha crecido, las posturas se han radicalizado (entiéndase la palabra, ósea que estamos bebiendo de nuestra raíz, la tierra) y la acción popular se ha masificado a favor de la defensa innegociable de ciertos recursos estratégicos para la vida. Mucho falta pero vamos en camino…

Y al mismo tiempo que esto sucede en los ríos subterráneos de nuestra América, los gobiernos de pseudo izquierda de América Latina, siguen entregando concesiones cómodas a la inversión privada para represas (ante la crisis energética), para extracción de metales con muy bajas regalías (hasta la tan mentada nacionalización de Bolivia, es una pantalla para el saqueo neoliberal), siguen negando al Pueblo de lo que es suyo por Historia y son cómplices en el suicidio colectivo al que nos conduce la codicia de los de arriba. Pero las grietas del sistema, ya llegan hasta el poder, y se desmorona su mentira: la renuncia de la ministra de Medio ambiente de Lula, María Silvia y la salida del ministró de energía y minas del Presidente Correa, Alberto Acosta, responden a la necesidad de un cambio de paradigma y no a un reformismo cosmético, que es lo que impulsan tanto el gobierno de Brasil, como el de Ecuador.

Pero no en todo estamos en desacuerdo los de abajo y los de arriba: ayer en San salvador entrevistaban al presidente de una empresa minera canadiense que busca explotar en el país, y sus palabras sobre los ambientalistas fueron convincentes, “son grupos radicalizados que obstaculizan el desarrollo”. Y en eso “Señor Capital”, estamos de acuerdo. Somos grupos que desde la base, nos nutrimos de la raíz de nuestro capital acumulado de resistencia por Siglos (por eso radicales), que buscamos cielo en silencio como la hierba y que repugnamos lo que usted llama desarrollo, porque es abundancia para pocos y hambre y miseria para las mayorías.

El Fantasma de las masacres del siglo XX en Nombre de la Modernidad y su inherente progreso, amenaza en volver bajo el nombre de globalización y desarrollo. Pero atención, porque ahora no alcanzaran los campos de concentración a lo largo del planeta, para acabar a los y las que están convencidas de que Otro Mundo además de Posible es urgente y necesario.

No solo el capital a borrado las fronteras, sino también, las dignas y tiernas rabias de los abajo, se han encontrado en las banderas de los muchos colores. Y ahí, todo será posible y la única certeza, es que eso Otro que nace, SERA MUY OTRO.

Ya se mira el horizonte…

Francisco  Bosch


(Herman)

martes, 23 de febrero de 2010

Novedades

Amigos, luego de unos días de ausencia y por el pedido que me han hecho en el muro de feisbuc los lectores Herman y Agustina acá estamos.

A los seguidores del blog les pido disculpas, estuvimos complicados este mes, es un bajón seguir un blog que no tenga actualizaciones durante dos semanas.

Sobre final de la semana tendremos algún material nuevo para compartir con ustedes. Mientras tanto les dejo este video que no tiene desperdicio...





martes, 9 de febrero de 2010

S.O.S por la Iglesia de hoy

El lector Diego nos propone subir este artículo a la página, para leerlo y debatir,
Chico, leelo y considera si es posible ponerlo en la red. A mi me pareció muy interesante

YIYO

El autor de este grito tiene 78 años. Hace tres años escribió una carta personal al papa, abriéndole su corazón sangrante. Ante la falta de respueta, la ha hecho pública y circula ahora por todo el mundo. Ha hecho bien, porque su análisis es muy certero y debe ser compartido. Nosotros la publicamos ahora -aunque Oriol Domingo hace dos meses que dio noticia de ella en La Vanguardia- , una vez que hemos podido disponer de la traducción íntegra del texto. No para ahondar la herida sino para urgir remedio.

CARTA PERSONAL de Henri BOULAD SJ AL PAPA BENEDICTO XVI .

Santo Padre:

Me atrevo a dirigirme directamente a Usted, pues mi corazón sangra al ver el abismo en el que se está precipitando nuestra Iglesia. Sabrá disculpar mi franqueza filial, inspirada a la vez por “la libertad de los hijos de Dios” a la que nos invita San Pablo, y por mi amor apasionado por la Iglesia.

Le agradeceré también sepa disculpar el tono alarmista de esta carta, pues creo que “son menos cinco” y que la situación no puede esperar más.

Permítame en primer lugar presentarme. Jesuita egipciolibanés de rito melquita, pronto cumpliré 76 años. Desde hace tres años soy rector del colegio de los jesuitas en El Cairo, tras haber desempeñado los siguientes cargos: superior de los jesuitas en Alejandría, superior regional de los jesuitas de Egipto, profesor de teología en El Cairo, director de Caritas-Egipto y vicepresidente de Caritas Internationalis para Oriente Medio y África del Norte. Conozco muy bien a la jerarquía católica de Egipto por haber participado durante muchos años en sus reuniones como Presidente de los superiores religiosos de institutos en Egipto. Tengo relaciones muy cercanas con cada uno de ellos, algunos de los cuales son antiguos alumnos míos. Por otra parte, conozco personalmente al Papa Chenouda III, al que veía con frecuencia. En cuanto a la jerarquía católica de Europa, tuve ocasión de encontrarme personalmente muchas veces con alguno de sus miembros, como el cardenal Koening, el cardenal Schönborn, el cardenal Martini, el cardenal Daneels, el Arzobispo Kothgasser, los obispos diocesanos Kapellari y Küng, los demás obispos austríacos y otros obispos de otros países europeos. Estos encuentros se producen con ocasión de mis viajes anuales para dar conferencias por Europa: Austria, Alemania, Suiza, Hungría, Francia Bélgica… En estos recorridos me dirijo a auditorios muy diversos y a los media (periódicos, radios, televisiones…). Lo mismo hago en Egipto y en Oriente Próximo.

He visitado unos cincuenta países en los cuatro continentes y he publicado unos treinta libros en unas quince lenguas, sobre todo en francés, árabe, húngaro y alemán. De los trece libros en esta lengua, quizá haya leído Usted “Gottessöhne, Gottestöchter” [Hijos, hijas de Dios], que le hizo llegar su amigo el P. Erich Fink de Baviera.

No digo esto para presumir, sino para decirle sencillamente que mis intenciones se fundan en un conocimiento real de la Iglesia universal y de su situación actual, en 2007.

Vuelvo al motivo de esta carta, intentaré ser lo más breve, claro y objetivo posible. En primer lugar, unas cuantas constataciones (la lista no es exhaustiva):

1. La práctica religiosa está en constante declive. Un número cada vez más reducido de personas de la tercera edad, que desaparecerán enseguida, son las que frecuentan las iglesias de Europa y de Canadá. No quedará más remedio que cerrar dichas iglesias o transformarlas en museos, en mezquitas, en clubs o en bibliotecas municipales, como ya se hace. Lo que me sorprende es que muchas de ellas están siendo completamente renovadas y modernizadas mediante grandes gastos con idea de atraer a los fieles. Pero no es esto lo que frenará el éxodo.

2. Seminarios y noviciados se vacían al mismo ritmo, y las vocaciones caen en picada. El futuro es más bien sombrío y uno se pregunta quién tomará el relevo. Cada vez más parroquias europeas están a cargo de sacerdotes de Asia o de África.

3. Muchos sacerdotes abandonan el sacerdocio y los pocos que lo ejercen aún –cuya edad media sobrepasa a menudo la de la jubilación– tienen que encargarse de muchas parroquias, de modo expeditivo y administrativo. Muchos de ellos, tanto en Europa como en el Tercer Mundo, viven en concubinato a la vista de sus fieles, que normalmente los aceptan, y de su obispo, que no puede aceptarlo, pero teniendo en cuenta la escasez de sacerdotes.

4. El lenguaje de la Iglesia es obsoleto, anacrónico, aburrido, repetitivo, moralizante, totalmente inadaptado a nuestra época. No se trata en absoluto de acomodarse ni de hacer demagogia, pues el mensaje del Evangelio debe presentarse en toda su crudeza y exigencia. Se necesitaría más bien proceder a esa “nueva evangelización” a la que nos invitaba Juan Pablo II. Pero ésta, a diferencia de lo que muchos piensan, no consiste en absoluto en repetir la antigua, que ya no dice nada, sino en innovar, inventar un nuevo lenguaje que exprese la fe de modo apropiado y que tenga significado para el hombre de hoy.

5. Esto no podrá hacerse más que mediante una renovación en profundidad de la teología y de la catequética, que deberían repensarse y reformularse totalmente. Un sacerdote y religioso alemán que encontré recientemente me decía que la palabra “mística” no estaba mencionada ni una sola vez en “El nuevo Catecismo”. No lo podía creer. Hemos de constatar que nuestra fe es muy cerebral, abstracta, dogmática y se dirige muy poco al corazón y al cuerpo.

6. En consecuencia, un gran número de cristianos se vuelven hacia las religiones de Asia, las sectas, la new-age, las iglesias evangélicas, el ocultismo, etcétera. No es de extrañar. Van a buscar en otra parte el alimento que no encuentran en casa, tienen la impresión de que les damos piedras como si fuera pan. La fe cristiana que en otro tiempo otorgaba sentido a la vida de la gente, resulta para ellos hoy un enigma, restos de un pasado acabado.

7. En el plano moral y ético, los dictámenes del Magisterio, repetidos a la saciedad, sobre el matrimonio, la contracepción, el aborto, la eutanasia, la homosexualidad, el matrimonio de los sacerdotes, los divorciados vueltos a casar, etcétera, no afectan ya a nadie y sólo producen dejadez e indiferencia. Todos estos problemas morales y pastorales merecen algo más que declaraciones categóricas. Necesitan un tratamiento pastoral, sociológico, psicológico, humano… en una línea más evangélica.

8. La Iglesia católica, que ha sido la gran educadora de Europa durante siglos, parece olvidar que esta Europa ha llegado a la madurez. Nuestra Europa adulta no quiere ser tratada como menor de edad. El estilo paternalista de una Iglesia “Mater et Magistra” está definitivamente desfasado y ya no sirve hoy. Los cristianos han aprendido a pensar por sí mismos y no están dispuestos a tragarse cualquier cosa.

9. Las naciones más católicas de antes –Francia, “primogénita de la Iglesia” o el Canadá francés ultracatólico– han dado un giro de 180º y han caído en el ateísmo, el anticlericalismo, el agnosticismo, la indiferencia. En el caso de otras naciones europeas, el proceso está en marcha. Se puede constatar que cuanto más dominado y protegido por la Iglesia ha estado un pueblo en el pasado, más fuerte es la reacción contra ella.

10. El diálogo con las demás iglesias y religiones está en preocupante retroceso hoy. Los grandes progresos realizados desde hace medio siglo están en entredicho en este momento.



Frente a esta constatación casi demoledora, la reacción de la iglesia es doble:

– Tiende a minimizar la gravedad de la situación y a consolarse constatando cierto repunte en su facción más tradicional y en los países del tercer mundo.

– Apela a la confianza en el Señor, que la ha sostenido durante veinte siglos y será muy capaz de ayudarla a superar esta nueva crisis, como lo ha hecho con las precedentes. ¿Acaso no tiene promesas de vida eterna?

A esto respondo:

– No es apoyándose en el pasado ni recogiendo sus migajas como se resolverán los problemas de hoy y de mañana.

– La aparente vitalidad de las Iglesias del tercer mundo es equívoca. Según parece, estas nuevas Iglesias atravesarán pronto o tarde por las mismas crisis que ha conocido la vieja cristiandad europea.

– La Modernidad es irreversible y por haberlo olvidado es por lo que la Iglesia se encuentra hoy en semejante crisis. El Vaticano II intentó recuperar cuatro siglos de retraso, pero se tiene la impresión que la Iglesia está cerrando lentamente las puertas que se abrieron entonces, y tentada de volverse hacia Trento y Vaticano I, más que hacia Vaticano III. Recordemos la declaración de Juan Pablo II tantas veces repetida: “No hay alternativa al Vaticano II”.

– ¿Hasta cuándo seguiremos jugando a la política del avestruz y a esconder la cabeza en la arena? ¿Hasta cuándo evitaremos mirar las cosas de frente? ¿Hasta cuándo seguiremos dando la espalda, crispándonos contra toda crítica, en lugar de ver ahí una oportunidad de renovación? ¿Hasta cuándo continuaremos posponiendo ad calendas graecas una reforma que se impone y que se ha abandonado demasiado tiempo?

– Sólo mirando decididamente hacia delante y no hacia atrás la Iglesia cumplirá su misión de ser ”luz del mundo, sal de la tierra, levadura en la pasta”. Sin embargo, o que constatamos desgraciadamente hoy es que la Iglesia está en la cola de nuestra época, después de haber sido la locomotora durante siglos.

– Repito lo que decía al principio de esta carta: “¡SON MENOS CINCO!” –¡fünf vor zwölf!– La Historia no espera, sobre todo en nuestra época, en que el ritmo se embala y se acelera?

– Toda operación comercial que constata un déficit o disfunción se reconsidera inmediatamente, se reúne a expertos, intenta recuperarse, se movilizan todas sus energías para superar la crisis.

– ¿Por qué la Iglesia no hace otro tanto? ¿Por qué no moviliza a todas sus fuerzas vivas para un aggiornamento radical? ¿Por qué?

– ¿Por pereza, dejadez, orgullo, falta de imaginación, de creatividad, quietismo culpable, en la esperanza de que el Señor se las arreglará y que la Iglesia ha conocido otras crisis en el pasado?

– Cristo, en el Evangelio, nos pone en guardia: “Los hijos de las tinieblas gestionan mucho mejor sus asuntos que los hijos de la luz…”

ENTONCES, QUÉ HACER?… La Iglesia tiene hoy una necesidad imperiosa y urgente de una TRIPLE REFORMA:

1. Una reforma teológica y catequética para repensar la fe y reformularla de modo coherente para nuestros contemporáneos.

Una fe que ya no significa nada, que no da sentido a la existencia, no es más que un adorno, una superestructura inútil que cae de sí misma. Es el caso actual.

2. Una reforma pastoral para repensar de cabo a rabo las estructuras heredadas del pasado.

3. Una reforma espiritual para revitalizar la mística y repensar los sacramentos con vistas a darles una dimensión existencial, a articularlos con la vida.

Tendría mucho que decir sobre esto. La Iglesia de hoy es demasiado formal, demasiado formalista. Se tiene la impresión de que la institución asfixia el carisma y que lo que finalmente cuenta es una estabilidad puramente exterior, una honestidad superficial, cierta fachada. ¿No corremos el riesgo de que un día Jesús nos trate de “sepulcros blanqueados”?

Para terminar, sugiero la convocatoria de un sínodo general a nivel de la iglesia universal, en el que participaran todos los cristianos –católicos y otros– para examinar con toda franqueza y claridad los puntos señalados más arriba y los que se propusieran. Tal sínodo, que duraría tres años, se terminaría con una asamblea general –evitemos el término “concilio”– que sintetizara los resultados de esta investigación y sacara de ahí las conclusiones.

Termino, Santo Padre, pidiéndole perdón por mi franqueza y audacia y solicito vuestra paternal bendición. Permítame también decirle que vivo estos días en su compañía, gracias a su extraordinario libro “Jesús de Nazareth”, que es objeto de mi lectura espiritual y de meditación cotidiana.

Suyo afectísimo en el Señor,
P. Henri Boulad, s.j.
henriboulad@yahoo.com
Graz, 18 de julio de 2007

miércoles, 3 de febrero de 2010

Tolerancia

Ayer en un asado de amigos fui cuestionado por unirme a este grupo en feisbuc.

Al respecto, no tengo ninguna reflexión. Solo les comparto una canción de Barragán que salió en 6-7-8.







Quien tenga oidos para oir,  oiga. (Mt. 13, 9)

lunes, 1 de febrero de 2010

Muchas casualidades juntas (¿o será que algo está pasando?)

1. Campaña en la costa pro servicio militar obligatorio

Primero pensé que era un trasnochado con plata. Ahora me vengo a enterar que es un diputado nacional electo que proviene de una de las provincias más conservadoras del país, Salta.

Este tipo, de apellido Olmedo anda haciendo campaña en Mar del Plata a favor de la vuelta del servicio militar obligatorio… y no es joda, este Olmedo no se llama Alberto.

Estas son algunas de sus ideas:
1. “la disciplina del Servicio Militar Comunitario puede llegar a revertir en partes”
2. “no es una militarización de la cultura sino un orden”
3. “La mejor manera de redistribuir, es reinvertir desde el sector privado”

(Extraídas de: http://www.elretratodehoy.com.ar/ver_nota.asp?cod=8040)


¿Qué nos está queriendo decir con esto?
1. Que los mismos que enseñaron a matar, torturar, robar bebés, tirar personas con vida al río, desaparecer, mandar a chicos de 18 a morir a una guerra estúpida son los que deben terminar con la inseguridad y que los pobres sean hombres educados.
2. Que el tan ansiado “orden” no se consigue por medio de la educación, sino por medio del autoritarismo, la mano dura y la intolerancia que enseñan y practican.
3. Y lo que se esconde detrás de todo esto es que al fin y al cabo son neoliberales y lo que quieren es asegurar el status quo que les permita continuar despojándonos como desde siempre.

2. Duhalde “no humillen a las fuerzas armadas”

El domingo pasado en Página/12 el perro Verbitsky se despachó con un nota (donde demuestra una vez más por qué es el periodista con mejor data del país) acerca del proyecto político del ex – presidente de facto Eduardo Duhalde. Al martes siguiente salió otra.

Si hay algo que nos enseñó el debate por la Ley de Medios es a poder discernir y decodificar los mensajes que nos bombardean a diario desde los Medios de Comunicación. En este caso no es difícil darse cuenta que en el marco de la “restauración conservadora” que viene tomando fuerza en nuestro continente, esto no es casual. Olmedo y Duhalde representan un sector de la sociedad de la derecha dura y recalcitrante pero también representan a toda la tilinguería que pasó muy rápidamente de la cacerola al plasma y que compran el mensaje de los medios de comunicación de derecha: “la inseguridad se resuelve con mano dura y pena de muerte”, “que este gobierno montonero deje de revolver el pasado”, etc, etc etc.

3. Militarización en Villla La Angonstura y palos para los Mapuches

(Fuentes: http://nativosdelsur.blogspot.com/2010/01/urgente-militarizacion-hostigamientos.html, http://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/3-139015-2010-01-25.html)

Lo más triste es que no van a esperar al 2011 para empezar a implementar esta agenda.

Está circulando (por medios de comunicación alternativa) que el domingo pasado hubo una violenta represión contra los mapuches de Villa La Angostura, que fueron desplazados de sus tierras a la fuerza, para entregárselas a un inversor estadounidense.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos pidió al Estado argentino que informe sobre estos hechos. Tanto el gobernador Sapag, como el ejecutivo Nacional tienen responsabilidad porque las tierras de los aborigenes están protegidas por la Constitución Nacional.

En medio de estos continuos atropellos, la comunidad Paichil Antriao exige la efectiva intervención del Estado, al que exige el inmediato cese de la criminalización, hostigamiento, represión y despojo de sus tierras.

Andrés
30-01-10