miércoles, 30 de diciembre de 2009

A los chicos de Cromañón

Desde el 2004 los fines de año en Argentina tienen un sinsabor, ya no son lo mismo. Porque no es lo mismo que 200 chicos vayan a ver un recital de rock y en vez de volver a sus casas mueren afixiados.

Eso sucedió en este país hace 5 años la noche del 30 de diciembre, cuando se incendió el boliche República de Cromañón durante un show del grupo Callejeros. Este año los responsables quedaron todos en libertad. No hay ni consuelo ni justicia para los familiares.

En 2006, con el grupo de jóvenes de la Parroquia que coordinabamos con Herman, fuimos a conocer el Santuario de Cromañon, el lugar donde los familiares pueden ir a encontrarse con sus seres queridos que ya no están, jovenes, como vos y yo o como tus hijos. Celebramos con ellos una Eucaristía y nos compartieron su dolor y les compartimos nuestra Esperanza.

Allí están "lo que el cielo no pudo esperar".

Les comparto dos fotos que saqué aquel día y una oración a quemarropa de Lucho Espinal para rezar hoy a la noche...


MÚSICA MODERNA


Jesucristo, también te has
encarnado en el mundo de hoy;
Tú comprendes nuestra
música, expresión del hombre
actual.
Estridencias, alaridos y
angustia; todo esto es nuestra
plegaria, la de hombres rotos y
en crisis. Nuestra música es un
grito de socorro.
Tú conoces a estos jóvenes
que con voz sollozante
interrogan. Todos nos sentimos
representados. Cada vez que
golpean guitarra nos dejan en
carne viva. Señor, y Tú ¿dónde
estás? ¿Por qué permaneces
mudo?
Y nos quedamos solos, rostro
al viento, golpeados por la vida.
Los instantes más bellos se
nos desangran entre las
manos.
Nuestra oración, ahora sólo
puede ser angustia; todo el
dolor del mundo clavado en
una garganta.
Jesucristo, nunca hubo una
nostalgia de Ti tan difundida. El
“twist” y el “rock” son una
oración. Escucha.



Luis Espinal, sj.




3 comentarios:

  1. Lo de cromañon, no solo fue un hecho lamentable y triste en el ambiente de la música, es tambien un grito contra empresrios inescrupulosos que hacen cualquier cosa para lucrar, aun poniendo en riesgo a gente

    ResponderEliminar
  2. se me ponen la piel de gallina y se hace un nudo en la garganta al recordar cada año esa noche .
    Esa visita al santuario esos padres llenos de dolor q compartian y que se hermanaban en el .
    que las luces de colores no nos hagan olvidar esa noche

    ResponderEliminar
  3. desde aquel 30, nunca encontre las palabras que llenen a la pregunta mas hueca de nuestra generacion (opinaron sociolocos, psicolocos, turbiospoliticos, filobobos...)
    200 pibes. vos, yo, ella, el... pregunta hueca.

    paso todos los dias habiles por el santuario para ir a trabajar (a la gente le molesta, difuculta el transito, dicen. lo quieren sacar)
    y siempre: la pregunta, la pregunta, la pregunta.

    las mejores luces para esta puta pregunta hueca, las mas genuinas, son nuestras (como este post. gracias).
    que bueno que este ahi, que bueno que le moleste a quien no sufre por la pregunta hueca, que bien que siempre nos recuerde la fragilidad, la corrupcion, la busqueda de justicia. que "las calles son nuestras".-

    ResponderEliminar