martes, 3 de noviembre de 2009

Reflexiones desde la Praxis

La Dignidad de los Nadies

En torno a esto de ir poniéndole palabra a lo que nos va pasando a medida que vamos, tímidamente, comenzando a caminar junto a los pobres, les comparto algunas "reflexiones desde la praxis"

Teología de la liberación: Acto Primero – Acto Segundo

Arrancaré con algo de teoría así que les voy a comenzar compartiendo un poquito de teoría, es decir, con el ‘acto segundo’. ¿Qué es esto de acto segundo? ¿Hay un acto primero?. Bueno, lo encontré explicado muy fácilmente de esta forma:

“para la teología de la liberación es sumamente importante la lectura que se hace de lasituación histórica, por lo que el uso de las ciencias sociales se convierte en una irrenunciable herramienta hermenéutica. Conocer a Dios, se nos dice, equivale a poner en práctica su voluntad, no de una manera abstracta, sino mediante una obediencia activa a las demandas concretas de Dios. Esto hace afirmar a Gutiérrez (Gustavo) que “todos estos factores han llevado a percibir mejor que la comunión con el Señor significa, ineludiblemente, una vida cristiana centrada en el compromiso, concreto y creador, de servicio a los demás”. Por lo tanto, “la teología es reflexión, actitud crítica. Lo primero es el compromiso de caridad, de servicio. La teología viene después, es un acto segundo” Se parte, pues, de una situación histórica dada, que es analizada mediante el uso de las ciencias sociales. Y, sobre este “acto primero” se reflexiona, surgiendo así la teología de la liberación para ayudar a los oprimidos en su lucha por crear un “hombre nuevo” que de paso a una “sociedad nueva” caracterizada por la justicia y la libertad.” (Máximo García Ruiz:2007).

Dicho esto, pasaré  a la praxis

Acto Primero

El otro sábado en los Pinares nos pasó una cosa que nos descolocó a todos y que les paso a contar.

Caminando el barrio, mientras el grupo estaba en la puerta de la casa de una parejita charlando, Fernando ve llegar a Fabiana y se acerca a charlar con ella. Dialogaban en la calle, parados en la esquina.

Cuando despedimos a la chica (cuyo nombre no recuerdo) y nos acercamos a Fernando y a Fabiana nos sumamos a la conversación. Estaban hablando del trabajo, más precisamente, de la falta del mismo y cómo hacer para encontrar una solución.

Yo no estuve presente al comienzo de la conversación pero aparentemente fue más o menos así:

Fernando: “Fabiana, te dejamos en casa de tu hermana una bolsa con alguna ropa para tus hijos”

Fabiana: Bueno, muchas gracias.

Fabiana: ¿Viste Fernando que vos siempre me preguntas si yo necesito algo?
Fernando: Si, ¿Necesitas algo?

Fabiana: Si, YO NECESITO TRABAJAR

Acto Segundo

Fabiana fue más que clara. El asistencialismo no le sirve, no quiere que nadie le regale nada, ella quiere trabajar.

Leonardo Boff, en  su libro sobre San Francisco de Asís, tiene una frase que no me termina de cerrar aún: “pobre es aquel que no puede levantarse por sí sólo, que necesita que alguien lo ayude a ponerse de pie” (cito de memoria).

Cuando estuve en la capilla Cristo Obrero, en la Villa 31, leí pegada en una pared una frase del Padre Múgica que decía algo parecido a lo que plantea Leonardo: “Ayudar al hombre a ponerse de pie. No pararlo. El solo se tiene que poner de pie. Ayudarlo a ayudarse: esa es la misión del sacerdote. Hay que hacerle saber que el ponerse totalmente de pie es tener conciencia de la divinidad. Es la culminación de su liberación”.



Haciendo síntesis

¿Cuál es entonces, nuestro rol?.

Necesitaba preguntármelo antes de salir frenéticamente a buscarle un trabajo a esta mujer.

El primer paso lo dio ella “necesito trabajo”. Se cansó, dijo basta, no quiere seguir así. Sabe que la mejor forma en que podemos ayudarle es darle una mano para conseguir trabajo.

En una sociedad que propone el asistencialismo como moneda corriente, donde el pobre convive en medio de una desigualdad tan grande, en medio un sistema que lo supera y oprime minuto a minuto, segundo a segundo, que hace imposible que pueda levantar su cabeza, FABIANA DECIDIO PONERSE DE PIE. Y aquí no hizo falta el Cirineo que ayudara a cargar con la cruz, es la propia fuerza del Espíritu del Resucitado que empuja al Crucificado y lo pone de pie, y en palabras del padre Carlos, toma conciencia de la divinidad, culmina su liberación.

Conclusión (Animándonos a dar una nueva dimensión a los actos)

No hay nada que nosotros podamos hacer ante esto, solo acompañar la decisión, este “acto primero” que Fabiana ya realizó en su vida. (NOTA: No entiendo aquí “acto primero” como veíamos mas arriba con Gutiérrez sino  como un “dar el primer paso para la liberación personal”). Siguiendo esta línea entonces, el “acto segundo”,  no será hacer teología sino salir al encuentro del crucificado  y acompañarlo.
Ya no hay más tiempo, es hora de actuar, recordando lo que Jesús nos enseñó: “Cada vez que hicieron esto con uno de mis pequeños, lo hicieron conmigo.” Mt. 25,



Andrés


2 comentarios:

  1. Recién hablando con el Fefo, salió este tema..

    Una de las cosas que mas me resuena es el ejemplo de Pedro y Juan cuando llegan al templo y un liciado les pide limosna. Pedro entonces le dice "no tengo ni oro ni plata, pero te voy a dar lo que tengo: en nombre de Jesucristo nazareno, levántate y camina”.

    Cuánta contradicción me plantea llevar "cosas", o dar desde lo que "soy"!
    Porque en realidad lo que tenemos, lo mejor y único que podemos dar, es Jesús. Sólo eso.
    Si ese amor que se encarna en su nombre nos lleva a mover cielo y tierra para conseguir el pan que hoy le falta a un hermano, bendito sea Dios! Pero es Él quién proveerá del pan sin olvidarse de ayudar a poner de pié a la persona.
    Ese primer paso que dió Noelia hacia su liberación personal, o la abuela de la esquina que nos pidió una canción "que nombre a Dios", o la mujer de la casa de oración que nos invita a compartir el ecumenismo, o Noelia que limpia su casa para recibirnos, o Bety que nos confía lo que siente, o los muchos que no nos abren las puertas.. Qué nos dice?
    Me está costando descifrar, me cuesta equilibrar. Me da impotencia no "hacer" nada, me averguenzo de mi mezquindad para compartir a Dios..
    Quisiera respuesta, quisiera encontrar el "acto segundo"...

    Quisiera saber dar a Cristo, porque es él quien libera. Es él lo mejor que tengo, es él lo mejor que puedo dar..


    (escribí rapidito pa no dejar pasar, ahora me tengo que ir. ya lo bajaré con un poquito más de claridad cuando la tenga)

    ResponderEliminar
  2. la verguenza mas grande, es la contradiccion de la cru. y es eso mismo,a la vez nuestra unica certeza.

    Hermanos... que bonito leerlos. Realmente es hermoso.

    mE DE ALEGRIA LEER A cHICO Y SU REFLEXION EN TORNO A UN ENCUENTRO VIVIDO (lo venimos haciendo hace mucho, pero ahora la claridad de la Teologia de La Liberacion, esta ayudando en eso...).
    Me da alegria leer a Peri, su corazon "tan 5 estrellas" y soñarla entre la gente (como el mismo Dios la sueña---)...
    Me da alegria saber que caminamos por lo bajo, PERO SIN DEBERLE NI VENDERLA NADA A NADIE!

    Los zapatistas llaman "el sindrome el evangelizador", a esa hsiteria grupal de los de "arriba" por querer "ayudar" a los de abajo (eso que nosotros hacemos tantas veces)...

    y les comparto las palabras que ellos dijieron este 5 de enerlo en San Cristoblal de las casa:
    "Que no le sorprenda al ladino, que la respuesta del indio sea, "quien te dijo que necesito algo"... porque nunca se a escuchado pro estas tierras moremas de mejico que alguien llegue diciendo "vengo a que me ayuden, a que em enseñen"..."
    El zapatismo es hoy, horizonte utopico, que entre lso grityos del dolor (de este parto), nos alumbra desde la memoria, para dar pasos en el dia a dia.
    Solo quiero decirles, que creo en lo que los pobres van generando en nuestro coracon: ellos NOS SALVAN. Y nosotros, tenemos una deuda historica ante esa salvacion que viene de ellos. esta deuda consiste a mi entender, en ser sus compañeros (nunca delante de ellos) en las luchas de cada dia.-..
    Romero en lso 80 y plena represion aqui hablo de ser "voz de los sin vos"... hoy ya damos un paso mas, y nos ponemos junto a ellos "para gritar con todas nuestras fuerzas".

    Claro que el problema concreto de trabajo, hay que acompañarlo... claro que el primer paso es personal...
    claro que es necesario que sus manos "no sean rechazadas"...
    claro que la dignidad no viene de un hecho, sino de una constatacion existencial: DIOS, LO MAS BONITO DEL MUNDO, ME AMA, ME ABRAZA, ME ACOMPAÑA, ME GUIA, ME SOSTIENE... DIOS DE HIZO HOMBRE Y MUJER (eso es encarnarse), Y EN SU HISTORIA NOS MOSTRO LO HISTORICAMENTE REVOLUCIONARIO DE PONERSE DE PIE Y LO FIDELIDAD HASTA LA CRUZ.


    Hermanos...
    no dejen de andar y rezar mucho: "canto rodado con el pueblo y silencios de encuentro, SOLO CONTIGO SEÑOR"... Gracias Pelado

    ResponderEliminar