lunes, 23 de noviembre de 2009

Curas Villeros en Mar del Plata

El 18 de noviembre estuvieron en Mar del Plata dos de los curas que conforman el Equipo de Sacerdotes para las Villas de Emergencia. Uno de ellos es el Padre "Pepe" Di Paola, que muchos habrán conocido por las amenazas que ha recibido a causa de su compromiso en el barrio.
Por la mañana estuvieron junto a la Hermana Marta en el Barrio Las Heras y a la tarde, dieron una charla en la Facultad de Derecho. Allí estuvo Marina.





 



Curas Villeros en Mar del Plata

Los curas que laburan en las villas nos contaban sobre sus experiencias con los chicxs que consumen paco y el trabajo que realizan. Las villas en las que viven y realizan sus acciones están formadas por 40.000 personas en menos de 70 hectáreas.

El equipo de curas hace 40 años que se forma, fueron los que comenzaron a trabajar desde una mirada distinta de la que tenía la iglesia respecto a los pobres. Este cambio de mirada se posiciona en ver las necesidades de los pobres, poder detectarlas, saber escucharlas para luego trabajar desde estas.

Trabajan desde lo que llaman “integración urbana”, integrar estos asentamientos, villas, barrios a la “gran ciudad”. Hacer visible estos barrios, no como ese lugar en donde se cometen crímenes, asaltos, desde donde surge la inseguridad ( que es lo que la mayoría de los medios dice), sino mostrar y transmitir que esa cultura propia que tiene la villa “tiene mucho por aportar a esta sociedad”.

Contaban  que en las villas se vive una cultura propia, una cultura popular que tiene como corazón a Jesús y la Virgen. Lo que organiza la vida es lo religioso, la fe. No existe el divorcio entre Fe y Vida.

Los curas villeros buscan dar un acompañamiento o muchas veces una respuesta a las personas.

La villa es la primera víctima del narcotráfico.

Estadísticas de SEDRONAR dicen que la Iglesia es el primer lugar donde un “pibe” acude a pedir ayuda. La droga empieza por lo religioso, lo espiritual, son chicxs que no  le encuentra sentido a la vida y se acercan a la Iglesia, al cura para hablar,  para ver si Dios puede ayudarlos, para ver si los perdonará, para pedirle ayuda.

Agregan que “como sociedad todxs tenemos un rol importante; desde la iglesia, la familia, la escuela, y el mismo empresario; que le muestra al pibe  por medio del consumo que tiene que comprar tal zapatillas para “pertenecer”…”.

Por último hacen referencia a que no se puede seguir hablando de dos Iglesias. Que la Iglesia es una, y que “somos cada vez más los que trabajamos desde una opción con los pobres”, y agrega que cuando tuvo problemas por las denuncias al paco no estuvo solo, sino que se sintió muy acompañado por Bergoglio  (que muchas veces va a recorrer las villas) y por muchísimos curas que lo apoyaron en su lucha, que es la lucha de la Iglesia.


Marina Carimatti
23-11-2009


Por último les dejamos el documento que repartían a los que asistieron a la charla.



LA DROGA EN LAS VILLAS: DESPENALIZADA DE HECHO


(click en el título o en la foto para abrirlo)



9 comentarios:

  1. Muy bueno lo de la columnista.

    El documento está como para juntarnos y compartirlo, no?... quien se prende??

    ResponderEliminar
  2. que alegria verlos "en la jugada" como se dice en estas tierras.

    Siempre da esperanza cuando SE VEN estas cosas... pero creemos sobre todo, en el inperceptible, pero revolucionario estallido de las flores, en las noches cerradas, sin que nadie lo vea... Pero sin embargo: dan sonriss por montones, cuando son lo que estan llamadas a ser... UNA BELLEZA PARA EL SER HUMANO.

    Abrazos hermanos..

    ResponderEliminar
  3. Gracias a Dios tenemos estos testimonios de vida que nos muestran desde adentro las realidades que se viven en los barrios.

    Lamentablemente, los medios se encargan de "demonizar" al habitante de la villa, mostrándolo como el culpable de todos los males de nuestra sociedad, culpándolo por la inseguridad y la violencia cuando, en realidad, la primera violencia es la injusticia y la insolidaridad social.
    Al comenzar tímidamente a caminar en Los Pinares, junto a la gente, hemos encontrado gestos de solidaridad y enormes corazones entre los vecinos del mismo barrio como Haidé (de 65 años)... que vive en dos habitaciones con su nieto y le cedió un espacio a Anabella para que tuviera un techo para ella y sus dos hijitos, y además los cuida cuando Anabella está trabajando (y no son familia ni nada por el estilo)... esos gestos que no se ven en los medios de (in)comunicación.

    La charla fue más que interesante y resalto la sencillez y cercacnía de "Pepe" (así se presentó) y Gustavo que nos recibieron con mucha calidez, esperando en la puerta a los que asistimos a la charla para saludarnos personalmente.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por comentar Gatito.
    Nos tenemos que juntar a leer el documento y de los curas.

    Vuelvo a preguntar... que les parece a todos???

    ResponderEliminar
  5. La Iglesia está en crisis,
    sus sacerdotes son cuestionados,
    cuando mueren no son reemplazados.

    Necesitamos otro tipo de sacerdotes:
    No ya el Maestro que dicta desde su cátedra,
    o el gerente que maneja la Parroquia,
    o el inquisidor que vela por la ortodoxia,
    ni el jefe que dirige la marcha.

    Sino el socio, el compañero, el consejero, el amigo,
    el Paráclito que camina a mi lado.

    Ya lo dijo el Vaticano II:
    La Iglesia es el Pueblo de Dios
    Los sacerdotes, todo el clero, son “ministros”
    están al servicio del Pueblo de Dios.

    La Iglesia quiere “servidores”
    y no hay oficio más grande en el mundo
    que servir al Pueblo de Dios
    para que realice su gran destino: el sueño de Dios.

    El Concilio Vaticano II nos reveló este sueño de Dios:
    pueblo liberado y liberador
    no encerrado en las sacristías
    sino luchando en todos los frentes
    por los que ha de avanzar la humanidad,
    para que sea libre,
    justa y fraternal. La familia de Dios.

    Los sacerdotes de mañana han de ser
    servidores de esta tarea.

    Líderes o peones, hombres o mujeres,
    célibes o casados, da lo mismo.

    En suma: seamos todos sacerdotes,
    con el Sacerdocio de Cristo

    José Aldunate S.J.

    ResponderEliminar
  6. me prendo, pero no para ahora..
    hasta el 10 de dic estaré hasta las manos con la facu
    y si llego a preparar práctica, hasta el 14

    pero me parece un muy buen disparador

    un saludo enorrrme, a las apuradas!

    ResponderEliminar
  7. estamos todos igual, tenés razón.
    Lo pateamos para dentro de 15 días...

    Abrazos

    ResponderEliminar
  8. ¡Qué bueno que se difunda esta visita que tanto nos ha costado conseguir y que gracias a Dios pudo concretarse el 18 de noviembre del año pasado.
    El encuentro de los padres Pepe y Gustavo con la comunidad del barrio Las Heras y su posterior conferencia en el aula magna de la Facultad de Derecho ,favorecieron múltiples inquietudes y acciones que dejaron en evidencia la necesidad de nuestros ciudadanos de encontrar caminos de vida, de esperanza en medio de los continuos mensajes que se instalan promoviendo la violencia , la discriminación ,y frente a los que muchas veces quedamos , aislados, indiferentes o sumidos en una crítica esteril .

    Nuestro instituto tiene pensado continuar con esta linea de trabajo en este próximo año ,invitando a participar a todos aquellos que coincidan con los principios fundamentales que hacen al derecho a la libertad y dignidad de las personas.

    Marcela Puglisi . Instituto Jacques Maritain Mar del Plata

    ResponderEliminar
  9. Importantisimo el acompañamiento de la iglesia con el pueblo

    ese es su verdadero deber pero hay cura que no se dan cuenta

    cuidemos estos

    ResponderEliminar