martes, 13 de octubre de 2009

RED DE UTOPIAS

CARTA ABIERTA A AQUELLOS QUE QUIEREN CAMBIAR EL MUNDO.

Intentaremos que este espacio sea fuente y faro para los humanos que soñamos con el otro mundo posible y los cristianos que deseamos la otra iglesia posible.

Solo hay un lugar posible desde donde construirlo, esto es desde abajo y a la izquierda. Allí, en los márgenes de la historia y junto a los marginados. Es con los pobres desde donde entendemos que esta utopía debe vivirse porque creemos en su poder de transformación y en la potencialidad de su creatividad.

La Utopía de Jesús

Si bien la historia ya se ha encargado de domesticar e industrializar su mensaje, el Evangelio de Jesús sigue teniendo una fuerza transformadora de la realidad que es profundamente actual.

Su mensaje es revolucionario y utópico, se presenta como subversivo para sus contemporáneos y es realizable en tanto y en cuanto los hombres de buena voluntad decidamos aunar fuerzas.

La utopía del pobre de Nazaret será realidad cuando los hombres de buena voluntad, sin dejarse cegar por las cuestiones de forma y concentrándonos en las cuestiones de fondo nos pongamos de acuerdo.

Ya basta de absolutos, ya basta de dogmas irreconciliables, ya fue suficiente. Cuando decimos hombres de buena voluntad nos referimos a todos aquellos que, sin importar inclinación política, orientación sexual, religión y raza, no estamos de acuerdo con el actual orden vigente. Los cristianos no podemos estar de acuerdo con el mismo por resultar anti-evangélico. Es decir, contrario a las enseñanzas de aquel al que seguirnos, Jesús de Nazaret.

El Reino en Construcción

Jesús llega al mundo para anunciar que el Reino de Dios debe comenzar a vivirse aquí en la tierra. No es necesario padecer una vida de sufrimientos con la única esperanza de la vida eterna después de la muerte. Esto implica que la religión debe convertirse en un factor transformador de realidades.

Frente a una religión opresora, Jesús se presenta como liberador y transformador de exigencias  que no tienen sentido.

Frente a una estructura política imperial que no permite la libertad de los hombres, Jesús emerge como una figura liberadora, re estructuradora de las relaciones entre los hombres. De la verticalidad del imperio a la horizontalidad entre pares.

Frente a un sistema económico que exige tributos usurarios y opresión, Jesús propone la comunidad de bienes.

He aquí la utopía de Jesús. Que los hombres (todos sin excepción) podamos vivir en armonía, en libertad y relacionándonos de una manera nueva. Es decir, el orden vigente de las cosas de subvertirse. Esto último es de una tremenda actualidad. Es imposible vivir a la manera que Cristo propone mientras el capitalismo voraz y destructor siga rigiendo las relaciones humanas y económicas.

Para realizar esta transformación, repetimos, la utopía debe ir tejiéndose entre los hombres de buen corazón. No hay otra manera. Esta actitud requiere de una militancia por la vida y  la justicia acompañando las luchas y las reivindicaciones históricas de nuestros pueblos.

Praxis y Teoría: Opción por los Pobres

Después de esta breve introducción viene lo que considero fundamental. Hay dos cuestiones que en este espacio intentaremos desarrollar: la praxis (es decir, la práctica, el actuar) y la teoría (básica para enriquecer la práctica). Siempre con un oido en el pueblo y otro en el evangelio.

La idea, concretamente, es ir creciendo juntos en la teoría. Alimentándonos de los grandes pensadores que en nuestro continente han sabido ser bastiones de esta forma de seguir a Jesús. Hay tantas cosas que tenemos por aprender! Hay gente que ya ha pensado estas inquietudes y le pusieron palabra, lo compartiremos juntos.

La otra cuestión es la praxis, y aquí la cosa no es tan sencilla como el  ‘copiar y pegar’ un artículo en un blog. Mi idea es poder, con el tiempo ir dando pasos hacia la opción que el mismo Jesús tuvo mientras caminó por este mundo. No es una tarea fácil, es todo un desafío y estamos llamados a hacerlo si queremos ser sujetos transformadores de la realidad. Esta búsqueda también será plasmada en el blog.

Sé que no camino sólo.

Espero que podamos ser sal y luz para los que decidan frecuentar este espacio o recorrerlo ocasionalmente.

Un abrazo militante para todXs

Andrés


3 comentarios:

  1. la consistencia de un hombre de compromiso...
    y espero seguir viendo, cada vez mas... los sentimientos de un hermano.

    Esto lo hacemos con cabeza... pero SIEMPRE... DESDE LA ENTRAÑA-


    Porque de no ser asi, pariremos un mundo tan feo, como el que vamos dejando atras...

    te abrazo...
    con alegria por al sintonia... y con gran esperanza.

    ResponderEliminar
  2. Sabés que caminamos juntos, sabés que creo en tus busquedas porque motivan a las mías, sabés que construimos comunidad..
    Y particularmente siento el llamado del crucificado a que volvamos a hacer valer su vida, a que dejemos de reproducir la prostitución de su mensaje y que salgamos, desde las bases evangélico-populares a gritar que Otro MUNDO es posible, pero no otro Dios.. Porque Dios siempre fué el mismo, que acompaña a su pueblo en su caminar, que enciende voces de denuncia contra los Césares de nuestro tiempo, que nos invita a entregar cuerpo y alma al servicio de nuestros hermanos humillados y ofendidos..
    Ese Dios que exede toda conceptualización, que es misterio y energía, nos trasciende y atravieza a cada instante, y ya no es posible vivirlo por fuera de la entraña, porque Él habita allí..
    A quienes conoscan "otro" Dios, pido por favor que vuelvan a las bases. El Dios es único, y es el que nos exige compromiso radical. Y no hay vuelta.
    Canto de alegría al sentirme hermanada por este sentimiento.
    Te banco Chico Andyyyyyyyyyyyyyyyy

    ResponderEliminar
  3. Chico, me alegro mucho por este nuevo espacio.
    Te regalo estas palabras de Don Pedro que expresan parte del porque hemos llegado hasta aquí:

    Soy todavía ayer,
    voy siendo hoy,
    y ya soy lo que voy a ser.

    Que este nuevo espacio de encuentro nos ubique en esa direccion.
    Un abrazo.
    YIYO

    ResponderEliminar